El gobierno socialista subirá el IBI un 13%

Facebook
X
WhatsApp
Telegram
Print

El Ayuntamiento de San Fernando mantendrá congelados en 2024 los tributos y tasas municipales, tal y como ha anunciado el concejal delegado del área de Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez, quien ha avanzado en rueda de prensa alguna de las claves de los próximos presupuestos, cuyo borrador contempla una única subida impositiva, la del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que “en términos reales, y una vez incorporado el efecto de la inflación, se traducirá en una reducción efectiva” para la ciudadanía. 

“La pandemia trajo consigo una recesión mundial, afectando a industrias clave y aumentando el riesgo de desigualdad económica y social. A esto se suma la guerra en Ucrania, con repercusiones directas en la economía europea, que van desde el aumento de los precios de la energía hasta las interrupciones en las cadenas de suministro. A pesar de mantener un nivel de crecimiento por encima de la Unión Europea, a que el impacto de la subida de precios ha sido menor que en el resto de los países de nuestro entorno y el impacto social se ha visto amortiguado por las iniciativas públicas, estamos viviendo un escenario de incremento de precios radicalmente distinto al de las tres últimas décadas”, ha aclarado el concejal delegado, señalando además el efecto de los niveles inflación. De la misma forma que las familias y las empresas están padeciendo el incremento en el precio de distintos productos básicos, materias primas, energía o vivienda, las distintas administraciones, y especialmente los ayuntamientos, “soportan igualmente un incremento de los distintos capítulos de gasto que integran sus presupuestos”. Así, Rodríguez ha aclarado que “el presupuesto de los proyectos de obra se ha tenido que ir actualizando” en porcentajes que van del 30% al 50%. Y esto, sin olvidar la lógica “y más que justa subida del salario de las plantillas públicas de trabajadores y trabajadoras” con el consiguiente impacto en el Capítulo I de las cuentas municipales. 

El efecto de la crisis sobre los ayuntamientos

De hecho, para los ayuntamientos la subida de precios está llegando con cierto retraso “y es ahora cuando la estamos notando, al vencerse los contratos y tener que renovarse”, ha especificado el concejal, y expuesto que con esta decisión San Fernando no sigue la senda marcada por otras corporaciones del entorno, que sí han optado por articular una subida generalizada de los impuestos y tasas municipales. “Siendo conscientes de la estructura de ingresos de este Ayuntamiento y teniendo como prioridad que la repercusión sea lo menor posible para la mayoría de la ciudadanía, se ha considerado que este incremento del IBI nos permite mantener congelados el resto de los tributos. Estamos haciendo un gran esfuerzo de ajuste en el borrador de presupuesto pensando en los ciudadanos”, ha puntualizado el responsable del área de Desarrollo Económico. 

Desde el equipo de Gobierno “trabajamos pensando en todo momento” en cómo proteger a las familias isleñas y en cómo seguir haciendo de San Fernando una ciudad de oportunidades, para lo que es necesario multiplicar la captación de inversiones tanto privadas como públicas. “Únicamente de esta forma se generarán las oportunidades necesarias para incrementar la actividad y potenciar el empleo digno y estable”, ha expuesto Rodríguez en su intervención, durante la que ha incidido que “el escenario económico actual” marca el camino hacia una “mayor generación de ingresos municipales para reinvertir en la ciudad sin repercusión fiscal”. En los hogares medios esta subida prevista del 13% -del 0,873% actual a un 0,988- se traducirá en 4,37€ más al mes, teniendo en cuenta que el recibo medio se traduce en unos 33,28€ mensuales. Esta cantidad mínima permitirá, sin embargo, “avanzar en la mejora de la calidad y prestación de los servicios públicos municipales”, articular más medidas de lucha contra la emergencia climática y proseguir con la apuesta inversora en políticas sociales “a modo de escudo social” que garanticen y blinden la igualdad de oportunidades sin dejar a nadie atrás. Asimismo, ha puesto el foco en que mientras la tasa de inflación acumulada es de un 16%, la subida del IBI planteada es menor, del 13%. 

Tomando como referencia los últimos 23 años, la subida del IBI experimentada desde la llegada del actual equipo de Gobierno al Ayuntamiento es mucho menor: entre los años 2000 y 2003 se subió un 46%; de 2004 a 2007, un 40%; de 2008 a 2011, un 23%; de 2012 a 2015, un 10%; de 2016 a 2019 la tasa se congeló y de 2020 a 2023, la subida aprobada fue de un 6%. 
El pleno extraordinario que hará efectiva la modificación de las ordenanzas fiscales en este punto se celebrará la próxima semana de manera que entre en vigor el próximo 1 de enero de 2024. Por su parte, el borrador de las nuevas cuentas municipales se conocerá en las próximas semanas.

noticias

PUBLICIDAD

× ¿Qué necesitas?
Ir al contenido