Salud Responde incorpora la tecnología al seguimiento de pacientes vulnerables al calor

El servicio realizó el año pasado 126.773 llamadas, de las que un 2,3% de las personas incluidas en el plan de altas temperaturas fueron valoradas por personal de enfermería

Facebook
X
WhatsApp
Telegram
Print

El servicio Salud Responde, gestionado por el Centro de Emergencias Sanitarias 061 del Servicio Andaluz de Salud, ha incorporado el sistema de telefonía inteligente (IVR) al seguimiento de los pacientes vulnerables dentro del Plan Andaluz de los Efectos de Temperaturas Excesivas sobre la Salud para 2024.

A través de este plan, en función de la previsión de temperaturas máximas facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) para el día en curso y para los dos días siguientes desagregados por provincia, Salud Responde pone en marcha campañas de información a los pacientes de riesgo identificados por Atención Primaria, y que son incluidos en cada provincia dentro del plan de seguimiento telefónico.

En función del nivel de alerta de cada provincia (‘Nivel 0’ ausencia de riesgo, representado con el color verde; ‘Nivel 1’ o de bajo riesgo, con el color amarillo; ‘Nivel 2’ o de riesgo medio, representado con el color naranja, y ‘Nivel 3’ o de alto riesgo, con el color rojo), Salud Responde activa la campaña informativa y de seguimiento de estos pacientes que recibirán un primer contacto a través del sistema inteligente de llamadas (IVR).

Con el fin establecer una primera toma de contacto con las personas usuarias lo más rápido posible, el sistema les consultará si han notado una mayor debilidad o cansancio, piel roja o dolorida, espasmos musculares o calambres, dolor palpitante de cabeza, náuseas o mareos. Si las personas usuarias no presentan esta sintomatología, el sistema le trasladará las principales recomendaciones para afrontar las altas temperaturas, entre las que figuran evitar en la medida de lo posible la exposición directa al sol en las horas centrales del día, y en caso de salir, hacerlo con la máxima protección, además de usar ropa ligera, colores claros, sombrero, gafas de sol, crema solar, mantener un buen nivel de hidratación o tomar frutas y verduras.

Si las personas hubieran sufrido algunos de los síntomas indicados, el sistema, de forma automática, las trasladará a un segundo nivel para conocer si el paciente presenta un problema de agotamiento por calor o padece quemaduras solares, en cuyo caso el propio sistema conecta al paciente con el personal de enfermería de Salud Responde, que tratará cada caso para determinar su gravedad y la respuesta más adecuada.

El objetivo principal del plan es minimizar los efectos del calor sobre la salud de la población, con especial atención a los colectivos más vulnerables, trabajando de forma coordinada entre las instituciones implicadas y centrando los esfuerzos preventivos en las poblaciones de riesgo.

Las poblaciones dianas son las personas mayores de 65 años, los enfermos crónicos, las personas que toman un medicamento que pueda influir en la adaptación del organismo al calor, como psicótropos, antidepresivos, hipotensores, anticolinérgicos y diuréticos, los niños menores de cuatro años, los lactantes y el personal incluido en el Proceso Asistencial Integrado del trastorno mental grave. Del mismo modo, también se presta una consideración singular a los ámbitos domiciliarios y a las residencias de personas mayores, así como a las áreas con alta marginalidad. Para ello se cuenta con los distintos programas puestos en marcha en estos ámbitos por los organismos competentes que participan en este plan.

noticias

PUBLICIDAD

× ¿Qué necesitas?
Ir al contenido