Según estudio de ASESCON, las colecciones por fascículos terminan siendo un 70% más caras que adquiriéndolas en una tienda especializada

La diferencia del precio final puede sorprendernos (y no siempre de manera agradable).

noticia de www.saltv.es

A colorful stack of literature in the library generated by AI

Durante los meses de septiembre y octubre son numerosos los coleccionables que salen al mercado y que se publicitan en los distintos medios de comunicación de forma insistente. Estas colecciones se caracterizan cada vez más por su diversidad. Pero existe una serie de prácticas poco lícitas y muy comunes que deben ser tenidas en cuenta si queremos quedar satisfechos.

La Asociación Española de Consumidores propone una serie de consejos a tener muy en cuenta a la hora de adquirir cualquier coleccionable.

En primer lugar, no hay que dejarse llevar por el precio con el que estos productos salen al mercado. Se trata de los llamados “precios gancho”, que siendo muy bajos en la primera entrega, suben a partir del segundo fascículo y progresivamente van evolucionando y aumentando a medida que la colección avanza. En algunos casos, según comprobaciones que hemos realizado en las publicidades de estos coleccionables, el incremento supera el 1500% respecto a la primera entrega.

Además, la posible variación futura en el precio debe venir especificada en el fascículo. Pero, en muchas ocasiones, las empresas adjuntan esta información de forma casi ilegible ya que los datos vienen impresos en un cuerpo de letra muy reducido. Asimismo, los precios son equívocos porque la mayoría acaba en 99 céntimos; son los llamados “precios psicológicos no redondeados”. Por esta razón, el producto parece más económico de lo que en realidad es.

Por otro lado, hay que prestar atención al número medio de entregas que, por lo general, ronda las 50 de media. En ocasiones a nuestros medios de contacto llega un gran número consultas, quejas y reclamaciones de consumidores que han visto cómo la serie que habían comenzado se ve suspendida a la mitad. Esto se traduce en una cantidad de dinero invertido en un producto finalmente truncado. Además, muchos lanzamientos requieren que el consumidor posea todas las entregas para completar el producto. Por eso, es conveniente calcular el precio del producto final sumando todos los fascículos porque, en muchos casos, adquirirlo en una tienda especializada puede suponer un ahorro de más del 70%. Tal es el caso de las maquetas o cursos (de idiomas, diseño, dibujo, informática, etc.). En cualquier caso, la empresa que publica la colección está obligada a suministrarla hasta el final a quien lo requiera. Además, una vez iniciada la colección se puede solicitar hasta el último ejemplar aunque haya sido retirada del mercado por una escasa demanda.

En suma, y como en muchas otras ocasiones, la mejor opción que se puede tomar a la hora de adquirir un producto de estas características es la información. Conocer aspectos como el número de entregas o el precio de éstas es fundamental. Del mismo modo, los consumidores deben conocer su derecho a recibir la colección completa, aunque ésta sea retirada de los puntos de venta. Asimismo, es muy práctico y revelador comparar el precio final de la colección al adquirirla por entregas o en su conjunto en una tienda especializada. La diferencia del precio final puede sorprendernos (y no siempre de manera agradable).

© Sal Televisión es una marca registrada.
× ¿Qué necesitas?
Ir al contenido