La ciudad hermana de Algeciras continúa con el miedo en el cuerpo tras el atentado de ayer

Tanto la Policía Local que detuvo al hombre armado, como la Policía Nacional que se ha hecho cargo de lo sucedido, actuaron de manera brillante.

Consternada. Así se encuentra Algeciras, tras los hechos sucedidos en la tarde noche de ayer, donde un varón marroquí,  y que se encontraba afincado en la ciudad, mató a un sacristán y herido a varias personas, una de ellas de gravedad.

Todo apunta a que se trata de un atentado terrorista Yihadista. De hecho se está investigando, aunque la Policía Nacional que es la que lleva este caso, no ha confirmado nada todavía.

Los hechos tuvieron lugar entre las seis y las ocho y media de la tarde, cuando este individuo penetró en la Iglesia de San Isidro increpando al párroco y a fieles que se encontraban en el interior del templo. Tras golpear algunas imágenes religiosas, velas y demás enseres, abandonó el lugar, volviendo minutos después con un machete de grandes dimensiones. En su segunda visita, el atacante propinó una puñalada en el cuello y hombro al sacerdote dejándolo herido de gravedad. El sacerdote fue trasladado al Hospital Punta de Europa, donde ha sido intervenido quirúrgicamente.

Seguidamente se dirigió a la Iglesia de la Palma, ubicada en la Plaza Alta de la localidad. Allí actuó de la misma manera, cebándose con imágenes expuestas, pero esta vez iba a tiro hecho hacía el sacristán que se encontraba en el altar, el cual pudo huir a la calle, aunque contó con la mala suerte que fue alcanzado por su agresor. Este le asestó varias puñaladas hasta acabar con su vida.

No contento con las víctimas que había dejado en su camino, el atacante se dirigió hasta la Capillita de Europa, que se encuentra a escasos metros de la citada plaza, y gracias a que el lugar de culto permanecía cerrado en ese momento, el hombre armado, solo pudo aporrear la puerta fuertemente.

El autor de los hechos fue detenido por la Policía Local, minutos después de lo sucedido, en las inmediaciones de la Plaza Alta de la localidad, tras sembrar el pánico en las iglesias del centro. Con un machete de grandes dimensiones, desató el pánico a los fieles de los templos y a todo el que encontraba a su paso de camino a sus objetivos.

La Policía Nacional, ha registrado la vivienda del atacante, ubicada en el barrio de La Bajadilla, con el objetivo de encontrar algún dato que pudiera aportar los fines que han llevado a este individuo a cometer semejante barbarie.

Decretado un día de luto oficial

Ante tales hechos, el Ayuntamiento de Algeciras ha decretado un día de luto oficial por lo ocurrido, jornada en la que las banderas ondearán a media asta en los edificios municipales, al tiempo que ha convocado una concentración de repulsa a las 12.00 horas, a las puertas del templo mayor de la ciudad.

Su alcalde, José Ignacio Landaluce, ha mostrado su total pesar tanto a título personal como en nombre y representación de la Corporación municipal, por la muerte de Diego Valencia, sacristán de la Iglesia Mayor Parroquial de Nuestra Señora de La Palma, asesinado esta tarde en la Plaza Alta.

Al mismo tiempo, el primer edil ha trasladado sus mejores deseos de pronta recuperación al párroco de la Capilla de San Isidro, padre Antonio Rodríguez.

Ha destacado la absoluta coordinación mostrada desde el primer segundo por los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local desplegados en el lugar, lo que ha posibilitado que agentes del Cuerpo municipal fuesen quienes detuvieron al presunto autor de los ataques.

Los algecireños no dan crédito a lo sucedido

Los algecireños, siguen con el susto en el cuerpo, y con el miedo de que este tipo de acto se convierta en la tónica dominante, a partir de ahora. 

Testigos de los sucedido, no se explican como alguien haya podido acabar con la vida de otra, “simplemente por ideales religiosos”, argumenta Francisco, vecino de las calles del centro de la ciudad.

Otro testigo con el que ha hablado este medio, apunta que “esto se sabía que podría ocurrir en cualquier momento. Espero que a partir de ahora, se tomen las medidas oportunas para que no vuelva a ocurrir y se extreme la precaución”.

España ante lo sucedido

Las redes sociales han mostrado su pesar y repulsa por lo ocurrido en Algeciras. Facebook, Twitter e Instagram, se han incendiado con comentarios, pidiendo al Gobierno de la nación que “todo el peso de la ley caiga sobre aquellos que atentan contra la libertad de los ciudadanos”.

Se deja ver en la mayoría de comentarios por redes, el hartazgo de un país sublevado a quienes dicen matar en nombre de Dios. En resumidas cuentas, piden solución a una problemática que esta vez se ha producido en el sur de España, pero que puede ocurrir en cualquier parte, y se sigue cobrando la vida de inocentes.

© Sal Televisión es una marca registrada.
× ¿Qué necesitas?
Ir al contenido